Como arreglar un teléfono que cayó en agua en 10 pasos

Uno de los mayores miedos que viven los usuarios, es el de perder sus teléfonos a causa de que terminaron dentro del agua. Muchos prefieren incluso decir que se fue robado o lo perdieron, para no admitir que en un descuido, sus teléfonos se fueron a nadar. Ahora, actuando de forma rápida, puedes salvar la vida de su teléfono.

En tan solo 10 sencillos pasos y sin necesidad de gastar dinero, se presenta una solución ideal, claro que, debe reaccionar rápido cuando ocurra el accidente, en otras palabras, sacar el teléfono lo más rápido posible del agua. Entre más tiempo dure el teléfono en el agua, mas agua se filtrar a través de las grietas o cualquier abertura, lo que comprometería muchas partes sensibles del mismo.

Luego de sacar el teléfono del agua, hay que tener en cuenta que no debe realizar lo siguiente:

Evita encender el teléfono. Tampoco se debe presionar ningún botón o claves, ni agitar, tocar y menos golpear el teléfono. Muchos tienden a golpear o agitar el teléfono para intentar sacarle el agua que pudo entrar. Es un grave error que puede causar más daño de lo imaginado.

Otra cosa que no debe hacer, es desarmarlo a menos que tenga experiencia, ya que usualmente estos dispositivos tienen un LDI, que es un indicador de daño por líquido, que si se activa puede anular la garantía, y esto puede ocurrir al abrir el teléfono.

Un error bastante común de los usuarios es el de soplar el dispositivo, por lo que evite hacerlo, ya que esto solo provocaría que el agua comenzara a moverse por mas áreas del teléfono, aumentando el daño.

También existe un factor determinante que causa daños en los teléfonos que caen en agua, la temperatura. No debe exponerse al calor o al frío. Todos estos factores antes mencionados solo causarían un daño permanente del equipo.

Con tan solo 10 sencillos pasos usted mismo puede salvar su teléfono:

  1. Apague el equipo, en caso de que no se encuentre apagado, pero debe hacerlo muy rápido.
  2. Retirar la tarjeta SIM y microSD de sus respectivas ranuras.
  3. Dependiendo del móvil que se posea, cuidadosamente retire la batería, en caso de que sea posible. No en todos los modelos se puede realizar este paso.
  4. Tomar una toalla de material absorbente, puede ser de tela o de papel, esto es para evitar esparcir el liquido por los alrededores.
  5. Este paso solo se debe realizar si se encuentra mucha agua dentro del dispositivo. Debe usar una aspiradora pequeña para remover el agua que se encuentre en grietas y otras zonas difíciles.
  6. Aunque este paso resulte curioso, es el más importante. Debe meter su teléfono en una bolsa plástica llena de arroz crudo, para que, el arroz de forma natural adsorba el líquido. Otro método, son las bolsas de secado de teléfono que puede adquirir en tiendas como Amazon o en alguna tienda que venda accesorios para teléfono.
  7. Debe evitar encender el teléfono por al menos un día o dos, para poder permitir que el teléfono se seque bien.
  8. Vuelve a insertar la batería después de dos días y enciende el teléfono, esperando lo mejor y que encienda sin ningún problema.
  9. En dado caso que no encienda, prueba cargarlo para ver si enciende, En caso de no suceder, probablemente la batería se dañó. Si se prueba con otra batería e igualmente no enciende, envíe el equipo a servicio técnico,
  10. Si el octavo tuvo resultados exitosos, ya solo queda mantener vigilado el teléfono por varias días y buscar mantenerlo seguro sin realizar movimientos bruscos con él. Lo principal es corroborar que funciona con normalidad.

Aún así se recomienda que como precaución, se tomen medidas para que no vuelva a ocurrir. Existen protectores resistentes al agua. Actualmente los teléfonos son diseñados a aprueba de agua, aunque todo depende de las circunstancias en que ocurra el evento.

Para este caso, hay que tomar en cuenta la claridad del agua en la que se sumerge, la profundidad de inmersión y el tiempo que puede durar el teléfono debajo del agua. Esto es bueno tenerlo en cuenta, ya que muchos usuarios compran la publicidad sin leer los detalles y luego las consecuencias son lamentables.

Por lo tanto, si usted es de las personas que poseen un teléfono inteligente resistente al agua, debería considerar no sumergirlo a menos que sea estrictamente necesario.

Hacer una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies